Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Ya empacó y ya la vi partir. Parecía escena de film de los cincuentas, donde la mujer hermosa se va en un taxi al aeropuerto.
    Yo volví a subir. Estoy en mi cuarto, triste porque el color de mi vida se fue.
    Fueron cinco días muy felices, super coloridos. Y la verdad es que los extraño muchísimo.
    Pero compartimos. Playa, concierto, ciudad, viña, trabajo, casa, carcajadas, sustos y amigos.
    Ella es para mí, y yo para ella. Y aunque no estamos hechos para texto y Skype, con ella al otro lado, puedo confiar en que lo logramos.
    Ella gratifica mis segundos más que recuerdos, momentos o aprendizajes.
    Les da sentido, como el sello de un contrato.
    Me siento mejor porque esta mueca sonriente y llorosa evidencia que la amo.
    Falta poco y sigo firme. Mi motivación es saber que ella, la heroína linda de las preguntas locas, existe: es mi enamorada, Andrea.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.