Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • El pequeño círculo brillante al fondo que al mismo tiempo se iba acercando cada vez más parecía una especie de preámbulo a la corrosiva escena donde toma lugar la presente declaración de letras. Específicamente cerca de una estrucutura de concreto con algunos angulo curvos y subibajas de rigor, creo que le llaman de manera semáforo o algo afín o simplemente el literal y sin doble cara 'traffic light' como bien lo saben hacer los gringos. La velocidad apropiada y civilmente aceptable dentro de una comunidad tan loable y benefactora como lo es la hermosillense dibujaba un trazo de seguridad vial casi al llegar al alto luminoso hasta que, claro, un impertinente sin ningún tipo de consideración ni habilidad elemental para accionar una palanca tomo por sorpresa el feliz recorrido del personaje principal frenando de manera repentina y dejando derramar un poco de su combustible mañanero.

    Un respiro lo solucionaría; un largo y claro respiro, purificador... y un ligero claxonazo para que el correctivo sea un poco más enfatizado. "Sólo deseo que se de cuenta de su error para que no lo vuelva a hacer a la próxima" decía el. El microbio saco de su ventana una extremidad mostrando el dedo entre los dos de cada lado de la mano, el medio. La respuesta de la bacteria roba-lugares-de-enfrente no fue ruidosa pero si consiguió una incisión de manera pentagramica en el corazón del héroe.

    El agua salada le cubría las pupilas por el hecho de que estaba tan cerca el objeto de su dolo y a la vez tan lejos de no poder solucionar de manera pacífica esa situación. "Si sólo fuera posible bajar, sacar animadamente un arma del fajo de mi pantalon para llegar a su ventana y salpicarme de su sangre descargandome una y otra vez sobre su cara todo se solucionaría."

    "Pero lamentablemente, no es posible en este habitat, al menos no en el que nos toco vivir. Así que de manera solo quedara en una nueva imaginación, yo en mi asiento herido y lastimado por un ser humano que no pudo accionar una palanca, direccional en el nombre estaba la solución."

    "Luz verde accionada y ningún movimiento de la bacteria entrometida enfrente, ahora que pasa? Ya ni siquiera lo intenta..."

    Su mirada se dirigió al retrovisor y con preocupación noto que el color de su piel había cambiado a un color mas oscuro que el de la luz del semáforo unos segundos atrás, pero eso si, más brillante. Rojo era la idea. Se sorprendió y no fue el único, alrededor de él decenas de transeúntes lo miraban con pavor mientras se escondían en algún pilar de concreto o contenedor de basura o automóvil abandonado en el tráfico por su causa. Un arma en su mano izquierda le imposibilitaba abrir la puerta, la dejo caer sintiendo la viscosidad del carmesí líquido en la palma de su mano y bajo del auto.

    Canino algunos pasos y llego al automóvil del bacilo roba-carriles, inspecciono el interior del carro y ahí estaba el: recargado en su asiento, con lo que quedaba de su cabeza hacía atrás y una estela masuda rosa, blanca y... extrañamente naranja.

    "Al menos su familia lo reconocerá por las placas del carro" Dijo sonriendo y regresando a su automóvil.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.