Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Por segunda vez en la misma semana vamos a un centro de imágenes diagnósticas para que nos digan que todo está en orden. Eso es lo que queremos. Queremos verlo y de alguna manera saber que está bien. La primera vez la vejiga de Mónica no estaba suficientemente llena de agua y la persona encargada de la ecografía no podía esperar. Habían dicho que sólo Mónica podría verlo moverse y yo tendría que estar afuera, pero me llamaron al final así que lo veo moverse, estirar los brazos y hacer algo que parecería bostezar. Me conmueve. Me emociona y me entristece de buena manera, como en esa canción de los Flaming Lips que dice que happiness can make you cry. Es como una sesión de espiritismo no con quien se fue sino con quien vendrá. Aunque también con quien se fue. Pienso en Mauricio, es inevitable. Mauricio está presente. El hijo perdido se siente en el hijo en camino. Lo que queremos y no podemos tener es la seguridad absoluta de que lo que pasó con él no se repetirá. Lo que tenemos es el perfil de una pulga difusa que se despereza feliz dentro de la panza de su mamá. No tenemos más. Pero hoy con eso nos basta. Parece calma.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.