Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • La quinta implementación del programa de liderazgo latinoamericano AUSJAL rompió todos los moldes, por primera vez, se intentó desde la raíz apostarle a una formación de formadores, a javerianos y javerianas comprometidos con las comunidades, con el amor, la libertad, la justicia y la paz, comprometidos con el proceso de formación de otros javerianos, ávidos de nuevas y retadoras experiencias. Jóvenes que van a las fronteras a construir el futuro, jóvenes que facilitan experiencias, jóvenes que acompañan procesos, jóvenes que encuentran una acción voluntaria y se enamoran.

    Como la mayoría de cosas, al principio fue incierto saber qué suerte correríamos en el programa, pero pronto descubrimos de la mano de grandes guías como Gustavo y Hugo Nelson que lo que hacía un día normal extraordinario era la perspectiva. Con esas enseñanzas nos embarcamos en un viaje de inserción, cada grupo con su acompañante y su padrino o madrina. No solo se trató de la inserción en un territorio y en una comunidad, sino que fue una inserción en el corazón de cada uno de nosotros, comprendimos que había que ampliar los contextos, que una mirada con amor hace pequeño el mayor conflicto, que comunicamos a gritos con todo el cuerpo, descubrimos la importancia de una conversación de calidad, de la escucha y de la contundencia de unas palabras impecables, aprendimos a verificar supuestos y a dar el 200%.

    Creamos y en otros casos fortalecimos una comunidad desde sus cimientos, establecimos vínculos y lazos tan fuertes como el diamante, comprendimos el significado de pertenecer a un grupo de vida, escuchar y vivenciar historias tan particulares como enriquecedoras, reconocimos nuestros puntos de vista y lo contrastamos con el del otro para construir juntos, vivimos la riqueza de la sencillez y la simplicidad de quienes nos acogieron con amor durante una semana entera.

    Trabajando en nuestra acción voluntaria, crecimos conjuntamente, durante más de 10 meses mejorando, siendo más, sirviendo mejor, disfrutando y sintiendo de las cosas más pequeñas. Viviendo de cerca el conflicto, la impotencia, la angustia, pero también la felicidad, el amor, y la oportunidad de sentirnos representados, la certeza de contar con más de un par.

    Luego vino el encuentro de herramientas de liderazgo, y aprovecho para agradecer a Javier, Gustavo, William, Daniela, Juan Pablo, Víctor, Tata, Ana y Andrés por su acompañamiento, por brindarnos una perfecta oportunidad de autoconocimiento, reflexión, análisis y mucha diversión, para que todos los grupos de vida nos mezcláramos y permaneciéramos así. Gracias también a nuestros familiares y amigos, algunos aquí presentes, que soportaron con estoicismo nuestras ausencias.

    De seguro, nunca olvidaremos el dibujo de Sandra, la caída de Mapa y Andrea en el lago, el frankenstein de Lina, el meneo intenso de JuanPa, la oratoria del príncipe, la noche de talentos y la proyección de vagina dentata. Los tomates de árbol y el cómodo silencio en ejercicios espirituales, las canciones que llegaron y se quedaron en el alma. Entre muchos otros momentos.

    Esta implementación no fue solo en Bogotá, fue un esfuerzo mancomunado que contó con homólogos en otros países latinoamericanos, algunos, representando el grupo de vida, tuvimos la oportunidad de escuchar y construir realidades a partir de la experiencia con jóvenes de Quito, y de Cali, en el encuentro regional andino donde fuimos anfitriones. Trajimos el testimonio de la lucha por una latinoamérica justa e incluyente, tan diversa como el grupo que se gradúa hoy. Jóvenes comprometidos con el cambio que le apuestan a una cultura ignaciana.

    Estoy agradecida por el regalo de la vida y la maravillosa oportunidad que tuvimos de ser todos cómplices de un mismo sueño, como implementación, como compañeros, como amigos y hermanos. Aquí donde comenzó todo, después de transcurrir termina. Me alegro de que haya personas como cada uno ustedes, aquí y ahora, en calidad de graduandos, de acompañantes y padrinos que toman un poco de su tiempo y superan el obstáculo de quienes cometen el error de no hacer nada por pensar que se hace poco.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.