Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Ella sentada en un rincón, esperando. Él en una esquina, echado con la mirada fija. Ella no lo sabe, él tampoco. Ambos se encontrarán en aproximadamente dos minutos, ella lo mirará con toda el alma y él con todo el corazón; un corazón de chico, imperante y nervioso… Ella no lo sabe aún pero le amará toda la vida, los diecisiete años que le quedan. Él aunque lo sospecha, teme que nunca en su vida, sesenta y dos años, encuentre a alguien como ella. Ella, linda, tímida y valiente. Él, seguro y preocupado, ansioso. Ambos juntos: perfectos, con peculiaridades tan extrañas que se hacen exquisitas. En esa mirada se contaron una vida, hallaron los planos de un ladrón de banco… Tomaron la llave y le hicieron copia, encima les quedó tiempo para ir a un café a planear el resto, en ese momento lo supieron: La vida no sería igual, no sería perfecta pero tampoco importaba.

    Esa mirada también les enseñó que no siempre las cosas pasan porque pasan, a veces es el destino, que aunque escondido, sabe todo y espera. Espera a que dos extraños totalmente inadvertidos, encantados de una vida que recién empiezan, se crucen y hablen. Pero espera, no interviene. ¿Será que esa mirada y ese deseo puedan más que la prudencia y el miedo? El miedo a equivocarse intentando… a quedar mal parado.
    Ella seria, lo invita con sus ojos. Le pide que actúe. Él sonríe, la mira y hace absolutamente nada. Los dos esperan, el destino también… Nada, no pasa nada. Ella siente que su corazón está a punto de salir de su pecho y, con tristeza, sabe que nunca más regresará. Él, con esperanza, sabe que volverá, algún día… él verá la forma de hacerlo. El destino solloza, sabe que no lo harán, que ese momento quedará, sí en sus mentes, en sus sueños, pero que tristemente no volverá. El destino sabe más.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.