Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Para mi Mara Jardín
    Realmente no sé cómo empezar, no te he sido muy fiel pero hay un dicho que dice: “El buen hijo siempre vuelve a casa”, así que esas palabras serán mi excusa.
    Fuiste la primera en mi vida, hasta tal punto de creer que eras la única, te recorrí completa, te amé, te hice mía, crecí a tu lado y gracias a tus calles, me tosté la piel mientras corría en esos días de infancia, ¡Tantas cosas me enseñaste! Sería una ingratitud no dedicarte un puñado de letras: Mi ciudad natal, Maracay...Ciudad Jardín.
    No sé si aun tienes algo de jardín, pero mis ojos son de amor y soy incapaz de rechazarte, tan bondadosa tú que te has convertido en la madre de tantos inmigrantes; ciudad militar minada de samanes, cantera de toreros, nada es en vano, te han convertido en una urbe ecléctica, caótica y hasta sobrepoblada, dicen por allí que tus calles céntricas son tan diversas y dulcemente bulliciosas como las de India o algún otro punto famoso del mapa...¡quién sabe!, mi intención no es compararte.
    Has sido de otros y hasta de otras, no te estoy juzgando (...), alguna cosa debes tener y que te vieron Gómez, Andrew Field y el mismisimo Henry Pittier. Debe ser ese algo en tu aroma, en los gritos de vendedores ambulantes que pregonan “A 10 bolos el kilo de fresa mi amoooor”, ¡Naguará de barato dame 2!, y ese latir de tu asfalto, de tus rasgos art deco, de tus alrededores y de toda tú que me enamora.
    Como a todos en la vida, los problemas y malas decisiones me han metido par de patadas en el estómago y me han hecho volar directo a otra ciudad, sin pasar por Go ni cobrar 200 y sin sellito en el pasaporte. Mi memoria es de pez, olvido lo bien que me va contigo y corro a los brazos de otra como una pu...o mejor lo digo en chino o en árabe que eso es lo que a ti te sobra. Sin embargo, yo a ti siempre vuelvo; porque es todo un misterio de mi vida mal llamada gitana.
    Espero con ansias que pulan tus preciadas joyas arquitectónicas, que resaltes con tus mejores galas, más jardín que desidia, la niña mimada de Gómez, la predilecta de los '30.
    Un jaguar de bronce te custodia, ¡pero ay del que se llegue a meter contigo para que veas!, ni los Tigres de Aragua, ni todo el cuartel Páez pueden contra mi, a capa y espada, a totuma y alpargata te defiendo, tú eres mía y lástima que en la cédula no digan cual es mi ciudad natal. “Encrucijada de todos los caminos y rosa de los vientos abierta a todas volundates”, eso dicen de ti y lo grito a todo gañote, desde lo más alto de la Torre Sindoni si es posible, mi chiquita.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.