Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • ¿Quién sabe de cachaça? ¿y de fumo?

    Está la 51, que bem ruim si es, pero que aguanta cuando la fiesta está avanzada y el diablito en el hombro izquierdo (o era el derecho?) te instiga a seguir, hasta agotar existencias.

    Hoy tocó Ypióca, de la escura, que no está mal, aunque en pocillo blanco y na solidão, y a pesar de que lo más importante se encuentre al laíto. Y pa pior, o menos mal que, acompañada de la fumaça del Trevo, que tampoco está mal, aunque esté en empaque de Pueblo, comprado en la región Languedoc-Roussillon, pero proveniente de Virginia. Bien quisiera los peches, que son menos globalizados.

    En Caldeirão Preto, en la época en que existía la loja en el Mercadão -el original, no el chiquérrimo al que ésta se mudó sin avisar- se encontraba lo más selecto del mercado del Triángulo Mineiro. Desde el alambique casero hasta las garrafas de 300 reais o más que nos quedaremos sin probar, pasando por la bien equilibrada Gabriela, orgánica de sello - lo cual no dice nada y hasta da para suspeitar- pero de buen gusto y prendedorcita. La última botella de ésta última la inauguramos con NatOS en casa de Olga - su regalo- y solo acabar la primera copa, ya se sentía el calorcito en el corazón.

    Los que sí han tenido el coragem de ficar en el Mercadão, son los hermanos bigotones de la loja de fumo. Fue ahí que conocí el de corda, que se vende por gramos y que se corta con la navaja para luego enrolar en una palha de milho. Uno de ellos me dio la dica de que es el papel lo que enferma, que la palha es tudo bem.

    Yo por lo pronto solo tengo el Trevo y la Ypióca, así que me voy além de la puerta de mosquitero a presidir este casamento.

    Na foto: nem fumo, nem cachaça, mas... fazer o que?
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.