Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Es un aparato extraño -pensé-. ¿Será una especie de antena para captar cierto tipo de frecuencia?

    En realidad estaba lejos de imaginar la verdadera utilidad de esa asta con extremo curvado, como un cayado, que veía prendida del manubrio de la mayoría de motos de la ciudad.

    Finalmente me atreví a preguntarle a alguien. Y la respuesta resultó tan increíble como asustadora:
    - "...es para evitar que los motociclistas mueran decapitados".

    - "¿Cómo?" - creí que había escuchado mal...

    Ya antes me había sorprendido de ver la cantidad de cometas que vuelan en las ciudades de Brasil y las muchas que se ven colgadas de postes, árboles y cuerdas de la luz. Me maravilla la habilidad que tienen estos niños montados en sus havaianas para hacerlas volar en cualquier época del año, no solo en descampados, sino en callecitas estrechas y aparentemente sin viento.

    Son tan hábiles que hasta organizan torneos en los que una cometa derriba a la otra, la cual eventualmente es capturada. Para eso recubren la cuerda con pegante y vidrio molido, la elevan y dirigen de forma que una cuerda corta a la otra. Muchas quedan abandonadas por ahí, y por eso el peligro para los motociclistas. Se supone que la "antena" atrapa y corta la cuerda.

    En Colombia, las cometas se ven en agosto, que es el mes de las cometas. Desde niño veía el separador de la autopista norte pleno de cometas, especialmente frente al monumento de Los Héroes. Eran cientos de colores y formas una al lado de la otra, esperando a que alguien las llevara a conocer el cielo.

    Las más sofisticadas tenían forma de ala delta y las varillas eran de plástico. Siempre me pareció extraño que una varilla pudiera ser de plástico. Las varillas deben ser de hierro u otro metal. Pero la mayoría de cometas era hexagonal y la estructura se hacía con trozos de guadua que son bien livianos y también se cubría con plástico de colores o papel crepé. A veces alguien se animaba a armar la cometa con palitos de pincho y colbón, como creo que también se hace acá en Brasil.

    Era divertido anudar la cola de las cometas con retazos de telas de todos los colores y procedencias. Decían que, entre más larga, volaba más alto.

    Y a veces le mandábamos notas a los ángeles. Solo hay que abrirle un pequeño hueco a un papel, encarrilarlo en la pita y listo, el mensaje sube hasta su destinatario. Creo que es una manera efectiva de comunicarse.

    Sin embargo, la cometa más asombrosa que vi la elevaba algún ser que habita en el río Guamá, cerca a Belém do Pará. Atardecía, así que seguramente estaba jugando antes de irse a dormir. La pude ver gracias a que las cometas, hasta donde yo se, no pueden volar dentro del agua, así que aunque la criatura se mantenía sumergida, la iba jalando con destreza.

    Los colegas que iban conmigo en el Ferry, a pesar de verla con sus propios ojos, no compartieron mi apreciación. Pero... ¿qué otra explicación podría tener? Lástima que ibamos en direcciones opuestas y además por fuera del agua, pues me hubiera gustado demostrarles que tenía razón.


    Dedicado al Gran Barón Álvaro Sánchez Cabrera, Calvito, Bío. Un Gran Contador de Historias.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.