Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • 2016 es el año actual. Es un año bisiesto comenzado en viernes del calendario gregoriano. Es también el número 2016 del anno Dómini, era común o la designación de era cristiana, además del decimosexto del tercer milenio y el séptimo de los años 2010. Pero, para mí, es un año un tanto peculiar, extraño y lleno de cambios.

    Comenzaba como todos los 1 de enero de cada año, con una sensación conocida como “resaca”. Un punzante e interminable dolor de cabeza, mezclado con una intensa sequedad de garganta, causando un tremendo malestar y una pizca de pereza. Tras superar este duro día, sabemos que podremos superar todos los obstáculos que vienen con un nuevo año. Así comenzábamos un año lleno de retos, obstáculos, obligaciones y, sobre todo, sueños que cumplir. Sin embargo, esta vida no se puede planear. Tristemente, nos tenemos que enfrentar con varias situaciones que ninguno de nosotros hemos deseado. Sucesos inesperados capaces de hacer sentir como lo mas mísero a un ser humano, el ser más bonito de este planeta. Esos son los obstáculos que tenemos que superar. Saber apreciar y, más importante aún, sacar provecho de estas inevitables adversidades.

    Esa capacidad es la que hay que perfeccionar para que, bajo mi punto de vista, nos podamos acercar lo más cerca a esa felicidad plena que todos buscamos. Ser conscientes de la belleza que nos brinda este mundo y cambiar la perspectiva de las cosas. Por decirlo de otro modo, ser creativos con nuestros problemas para poder disfrutar de ellos. Ya que, si no disfrutamos de cada instante, ¿para qué estamos aquí?
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.