Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Me cuenta mi amigo Alejandro que está leyendo un libro nuevo.
    Esa circunstancia, el inicio de un nuevo libro, cualquiera sea, siempre me produce un cosquilleo en las manos. Algo así como una corriente suave que me contagia las ganas de leer. Calculo que debe ser mi eterno hambre de historias. Historias que me alimenten, que me nutran, que me dejen algún sabor nuevo. Historias que aporten algo de fibra a mi cuerpo siempre en búsqueda de espejos emocionales en los cuales reflejarme, quizás como medida patrón.
    En ese estado extraño salí disparado hacia Google, mi gran aliado para viajar sin moverme.
    Tipeo: "Pilar Sordo".
    Reingreso: "Bienvenido dolor".
    En un pestañeo tengo un millar de opciones. Mi aliado sabe lo que busco.
    Leo los títulos. Encuentro un sitio que conozco, The Clinic.

    Pilar Sordo es chilena. The Clinic es una publicación tambien chilena que hace años dirigió un periodista de quien suelo leer lo que encuentro: Enrique Symns. Muchos años atrás fue el creador y director de la revista underground Cerdos y Peces, un mensuario de contracultura que a mis 17 años hizo arder mis venas con historias de sexo, droga y rocanrol.

    Abro The Clínic, una entrevista de Ana Rodríguez. El disparador de las preguntas es el nuevo libro de la escritora, como dije, Bienvenido dolor. Una investigación acerca de la felicidad, arista que sobrevuela inevitablemente el historial de trabajo de la escritora, dedicada a temas dolorosos y traumáticos de los chilenos.
    Para ponerlo sencillo, cuenta que hace dos años estuvo con la gente en las zonas sureñas de Chile afectadas por el terremoto y posterior tsunami que desvastó poblaciones enteras.
    Sordo se ha ganado el recelo del ambiente intelectual chileno porque, dice ella, la consideran "livianita, livianita, livianita. Porque como todo mi trabajo intelectual es pasar lo complejo a lo simple, para que me lo entienda la señora que no alcanzó a terminar cuarto básico, lo que llega a la gente es como si yo hablara del sentido común. Como si eso fuera fácil."
    A esta altura ya estoy bastante interesado en la señora. O mejor dicho, en lo que esta señora tiene para contar.
    Asi que continúo leyendo. Y de pronto, como si saltara un tigre siberiano sobre mi cuello, aparece la historia que estaba buscando. Bingo!

    Cuenta Pilar Sordo sobre sus días en la zona del tsunami:

    "Fue una experiencia súper enriquecedora para mí. Pero siento que yo no hice nada- señala.
    Recuerda que estando en Iloca se le ocurrió conseguirse peluches en una multitienda. Antes de abrir las cajas, le dijo a los niños que los peluches tenían magia y que quitaban el miedo en las noches.
    Al otro día llegaron las mamás pidiendo peluches para ellas porque los niños habían dormido la noche completa."
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.