Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • En un principio pensaba que la creatividad consistía en tener ideas y plasmarlas de una manera totalmente nueva, dándole importancia únicamente a la idea en sí prescindiendo de la forma. Ejemplos que sostuviesen mi idea sobre la creatividad eran obras artísticas como la fuente de Marcel Duchamp. En este contexto una obra de arte sería arte sólo para aquellas personas que así lo considerasen, y el significado de cada obra sería diferente para cada observador. Así que me decidí a hacer mi primera pintura, enajenado en mis pensamientos. Y mientras pintaba unas voces deliberaban en mi cabeza:


    ¿Y si la vida fuese una caja de bombones? ¿Y si no pudiésemos parar de reír? ¿Y si no hubiese malas acciones ni una súplica por la que pedir?

    ¿Y si todos cantásemos el mismo estribillo? ¿Y si nos levantásemos contra el creador? ¿Y si tomásemos las riendas de nuestro destino y dejásemos de guiarnos por la luz cegadora que emana del Sol?

    ¿Y si quemásemos nuestro pasado? ¿Y si olvidásemos que existe el futuro? ¿Y si nos hiciésemos con este instante para derribar de nuestra mente estos anclados muros?

    ¿Y si no creyésemos en nuestros ojos? ¿Y si ya no comprendiésemos cada mirada? ¿Y si arrancásemos la verdad para evitar ese tormento que nos produce el desconocimiento cojo del mañana?

    Y sin dolor que nos lleve a la gloria. Y sin sufrimiento que nos haga humanos. Y sin un alma expiatoria que nos empuje a que vivamos.
    Y sin ti, solos y arrinconados. Errantes necesitados. Seres apagados persiguiendo al anochecer un rayo reflejado. Desamparados, nos late el corazón ante un oasis entre las dunas. Manadas aullando hacia la luna, bebiendo de su dulzura, sin saber que esa luz apaciguada proviene del astro que un día rechazamos.


    En un momento determinado, mientras mi pincel dibujaba a la deriva, comprendí que no podemos prescindir totalmente de la realidad cuando pintamos, escribimos o simplemente cuando vivimos; que no podemos vivir en un mundo paralelo, destruyendo todo lo anterior simplemente porque no encajamos. Y si en realidad sentimos que no encajamos en nuestro ambiente, entonces estamos allí con un simple motivo, para cambiarlo. Entonces se me pasó por la cabeza la frase de Nietzsche de “Dios ha muerto”. Y un rayo de luz se cruzó por mis pensamientos. “Seréis como dioses”, le dijo la serpiente a Eva para tentarla; y eso es la desdicha humana, el fundamento de toda desobediencia de la ley divina inscrita en nuestros corazones. Hoy en día cada individuo es su propio legislador, su propio juez, su propio dios.

    Mientras tanto el pincel seguía bailando repartiendo los colores por aquí y por allá. Miré por la ventana y estudié a un pájaro que revoloteaba; y finalmente, al mismo tiempo que escupía la última gota de pintura a mi dibujo, mis pensamientos divagaron y concluí que en lugar de rechazar la realidad debemos observarla atentamente, y descubriremos muchísimas realidades que se esconden a simple vista esperando una mirada que le dedique al menos unos segundos de su vida. Y eso es la creatividad, dedicar nuestro tiempo a las pequeñas cosas, regalarlo; porque definitivamente nuestros dones están para donarlos.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.