Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Ciudad Juárez, Chihuahua, México.
    Feminicidios.
    Mujeres de entre 18 y 35 años.
    El recuento empieza en 1993 con la muerte de la niña Alma Chavira Farel.
    Las muertas de Juárez siguen vivas; esperan en la morgue que las bauticen, les pongan nombre para adornar sus cruces.


    Las muertas de Juárez no saben que están muertas. Las autoridades no saben
    ¡cuán vivas! Están sus muertas

    Las muertas de Juárez caminan en procesión, se revelan. Sus voces sin eco exigen Justicia

    Las muertas de Juárez no se miran en los espejos Ahora, se ven en la nota roja Caminan al filo de las noticia y la indiferencia.
    Las muertas de Juárez no quieren ir al cielo, prefieren, mejor, que las suban al internet;
    saben que ahí estarán vivas.
    Las muertas de Juárez se dan como flores en el desierto y en la ciudad: se dan en racimo.
    Se dan sólo en color impunidad.

    Las muertas de Juárez aún piensan en sus hijos, en sus hombres, en sus padres;

    Las muertas de Juárez piden no las busquen más. Ellas aparecerán solas, disfrazadas de huesos, de impunidad

    Descuartizadas, violadas, despedazadas y sin rostro. Las muertas de Juárez saben quién las mató: el sistema

    También saben que el gobierno ya las enterró; saben que las autoridades las culpan a ellas por coquetas, por mujeres, por andar solas y con minifalda

    Ellas saben que más muerta está la justicia en su país. Que más descuartizada y putrefacta esta la Ley en su nación.

    Las muertas de Juárez caminan sin nombre, sin cruz. Lamentan que las despidan por no avisar que las iban a matar.

    ¡Se busca! Vestía pantalón azul, blusa blanca, zapatos negros; como señas particulares: era mujer y lleva una cicatriz de anhelo en ambos ojos.

    Es el desierto. Nadie las reconoce sus huesos. En las maquiladoras, todos las niegan.

    Las familias reclaman a sus muertas. Saben la realidad; esperan una cruz y un nombre para que sus hijos las reconozcan y les lleven flores.

    Las muertas de Juárez Compran los periódicos. Ven y oyen noticieros. Esperan la noticia de su nombre; de su asesino.

    Hoy, las muertas de Juárez siguen vivas. Las Mujeres de Negro caminan muertas y en ese paso a paso, metro a metro que recorren por el país, se convencen que también la Justicia está muerta: Como esas que gritan: ¡Ni una más! Y mientras dicen eso piensan “Pudiste ser tu, pude ser yo, pudo ser tu hermana, tu novia, tu hija” y sigue resonando el Ni una más en Ciudad Juárez.
    Tomado de: http://sakenosekai.foroactivo.net/t949-muertas-de-juarez-ni-una-mas
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.