Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Son las 7 de la mañana. Abro un ojo, luego abro el otro, oigo el ruido incesante de la alarma que no para hasta que cumpla su cometido: el levantarme. Me doy cuenta del frío escalofriante que hace, y no puedo dejar de pensar en la razón por la cual los radiadores están apagados a estas horas. Leche al micro, tostadora conectada, cuchillo bañado en mermelada.

    Paso 1: completado. He logrado que mi estómago dejara de ser tan quejicas y le he consentido.

    Abro el closet a ver cómo me provoca disfrazarme el día de hoy -aunque sé exactamente lo que hay-, esperando que se hubieran reproducido las camisas y los pantalones por la noche, pero logro poner los pies en la tierra rápidamente.

    Julieta Venegas me recuerda que eres para mí, porque obviamente me lo ha dicho el viento. Que eres para mí, lo oigo todo el tiempo.

    Paso 2: completado. La banda sonora de mi vida vuelve a su estado diario: en curso.

    Apenas salgo de mi casa, el clima me recuerda lo mucho que extraño mi ciudad, Caracas, pero luego se me pasa (ya la volveré a extrañar a lo largo del día, no una sino muchas veces).

    El cartel que dice “Económicas” al entrar en la Universidad me hace sentirme súper heroína.

    Miguel Carricas me recuerda lo bonita que estoy hoy, también hace preguntas poco convencionales. Sonrío. En poco tiempo me doy cuenta de que comparto aula probablemente con las personas mas increíbles de Pamplona, o del mundo.

    Me doy cuenta de que me quejo demasiado cuando realmente estoy en el sitio que corresponde, en mi lugar.

    Ahora Natalia Lafourcade me vuelve a recordar el olor de las arepas tan ricas que prepara la señora Aimara por la mañana antes de ir al colegio.

    “Yo te llevo dentro, hasta la raíz, y por más que crezca siempre vas a estar aquí. Aunque yo me oculte tras la montaña y encuentre un campo lleno de caña, no habrá manera, mi rayo de luna, de que tú te vayas”

    Paso 3: completado. El día en la Universidad ha terminado.

    Está lloviendo incesantemente, no para. En Pamplona hay que saber convivir con tu paraguas. Llego a casa a cocinar algo digno, de lo que probablemente la señora Aimara estaría orgullosa, o eso quiero pensar.

    Me doy cuenta lo adictivo que puede ser “Anatomía de Grey” e intento poner mi pensamiento a fluir. Me doy cuenta de que el sol está volviendo a su escondite, y la luna sale a ver dónde se ha metido.

    Now playing: Bob Marley, “Could you be loved”. Mis vecinos deben de estar encantados de lo bonito que canto….

    Paso 4: completado. El día ha finalizado.

    Taza de té “Infusueños”, pijama, manta, y llamada a larga distancia. Destino: Caracas, Venezuela.

    Sin darme cuenta, son las 11:06 pm, cierro un ojo, cierro el otro, solo oigo el ruido de mi respiración.

    Reiniciando dispositivo.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.