Forgot your password?

We just sent you an email, containing instructions for how to reset your password.

Sign in

  • Tras un año y medio sin volar y siendo como soy, un culo inquieto y una amante de los viajes, ya era hora.

    4 amigas, 4 días y una gran capital como Londres por delante. Era una oportunidad que me venía perfecta para este momento de mi vida, desconectar, risas… en definitiva: vivir una nueva experiencia.

    Como toda gran experiencia, tenia también sus posibles problemas.

    El primero de ellos, el hotel. Al ser estudiantes, llamémonos un poco pobres, era de esperar que no tendríamos una habitación en el Hilton, y menos con las 30 libras que pagamos por habitación y por noche. Llegamos y nos encontramos con 6 metros cuadrados en los que no puedo ni explicar como estaba metida la cama de matrimonio y el baño (no se si llegaba a llamarse baño). Ah, por cierto, y sin ventana. Easyhotel son muy majos, si.
    El pequeño infarto cesó cuando nos auto convencimos de que solo íbamos a aparecer ahí para dormir, y al menos el colchón era muy cómodo.

    El segundo problema llegó con las comidas. Queda demostrado que no se puede comer sano y barato. 4 días comiendo la internacional comida del señor Mc Donald's y sándwiches varios. Ahora mismo estoy escribiendo esto botando cual pelota. Pero oye, de experiencias se vive y así mi madre se ve contenta de que le pido verdura.

    El tercer problema fue el vuelo de vuelta. Horror.
    La ida fue con British Airways, una compañía buena que permite introducir, con el precio de cualquier billete, al avión contigo una maleta de mano y un bolso o mochila, como debe ser.
    Pero Easyjet, decide que debes pagar más por acceder a llevar dos equipajes en cabina. Así que, con la maleta en la mano nos dirigimos a la puerta de embarque. Tras una larga espera ya que el avión iba con mucho retraso, y con mil suposiciones de que no nos iban a dejar entrar con esos maletones, decidimos entrar al avión con chepa. Nos metimos mochilas debajo del abrigo, ya que nuestras maletas sobrepasaban todos los limites.

    4 dromedarias pamplonicas vuelven a casa por ¿navidad?

    Sea lo que fuere, estuvo guay.
    • Share

    Connected stories:

About

Collections let you gather your favorite stories into shareable groups.

To collect stories, please become a Citizen.

    Copy and paste this embed code into your web page:

    px wide
    px tall
    Send this story to a friend:
    Would you like to send another?

      To retell stories, please .

        Sprouting stories lets you respond with a story of your own — like telling stories ’round a campfire.

        To sprout stories, please .

            Better browser, please.

            To view Cowbird, please use the latest version of Chrome, Safari, Firefox, Opera, or Internet Explorer.